Barba Azul

Cuenta la leyenda que hubo un hombre al que llamaban Barba Azul, conocido por su enorme fortuna y porque todas sus esposas habían desaparecido misteriosamente. Vivía en su vecindad una viuda que tenía dos bellas hijas, Elena y Gloria, a las que Barba Azul pretendía en matrimonio y agasajaba con lujos para conquistar a cualquiera de ellas.

La mayor lo rechazó porque le inspiraba miedo, sin embargo, la pequeña Gloria, siendo más ingenua, terminó por casarse con él, desoyendo los consejos de su madre, quien a través de las cartas, había visto el mal fin de su unión.

Un día Barba Azul emprendió un largo viaje, y dejó a su esposa Gloria en palacio al cuidado de todo y permitiéndole celebrar una gran fiesta; al marchar le entregó las llaves de todas las puertas, prohibiéndole utilizar la más pequeña.

Tras la fiesta, y habiéndose marchado todos los invitados la joven comenzó a entrar en todas las estancias, quedando maravillada por los tesoros que allí se escondían. Finalmente llegó a una recóndita y misteriosa puerta, y guiada por su curiosidad la abrió con la llave prohibida, y descubrió con horror que ocultaba los cadáveres de numerosas mujeres que yacían en un gran charco de sangre.

Gloria contempló aterrorizada que la llave estaba manchada de sangre y fue imposible limpiarla debido al hechizo que escondía.

Barba Azul regresó por sorpresa y al pedir a su esposa las llaves pudo comprobar que le había desobedecido y lleno de furia se dispuso a matarla llevándola al cuarto secreto. Llena de miedo comenzó a gritar y convocó a sus hermanos que llegaron a tiempo de evitar el crimen poniendo fin a la vida de Barba Azul.

Moraleja antigua: La curiosidad, teniendo sus encantos, a menudo se paga con penas y llantos. 

Moraleja Morgana: Déjate llevar por tu intuición, esa corazonada que te muestra la verdad oculta como si ya supieras lo que se esconde tras la puerta.

PRODUCTOS RELACIONADOS: 
Barba Azul Necklace Silver & Gold
Barba Azul Earrings Silver & Gold

Deja un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.